Cocina escandinava y funcional.

El espíritu escandinavo sabe combinar armoniosamente modernidad y toques orgánicos. Promoviendo la simplicidad, el minimalismo y la funcionalidad, este estilo de decoración destaca una paleta monocromática donde el blanco se convierte en un proveedor de amplificador de luz y espacio, materiales naturales, como la madera (pálido, además, para soplar un viento de ligereza), así como instalaciones abiertas donde las líneas limpias y los muebles integrados hacen que el lugar respire. La idea es crear un interior ergonómico y acogedor, sin artificios.

Lo esencial del estilo.

  • Madera clara El estilo escandinavo está inspirado en la naturaleza. ¡No es de extrañar que la madera sea su material favorito, en el piso o en otras formas (muebles, estantes ...)! El uso de una sola especie de madera unifica el espacio, además de proporcionar una impresión de ligereza.
  • Máxima funcionalidad Más allá del mobiliario funcional, es la disposición del espacio lo que cuenta para mejorar la ergonomía y, en consecuencia, la vida cotidiana. Un buen ejemplo de maximizar el espacio de circulación: una mesa injertada en una isla de cocina, como en esta decoración.
  • Blanco dominante Blanco puro o blanquecino, este color insignia puede ser puntuado por un toque de negro traído por accesorios, entre otros.

El estilo escandinavo generalmente alaba el piso de madera. En esta cocina, preferimos un piso de concreto que recuerde más a las decoraciones industriales marcadas en gris (tono que se encuentra aquí en el mostrador y los patrones de salpicaduras).

La reducción de la cantidad de materiales utilizados en el área abierta ha tenido el efecto de agrandar el espacio. Aquí, se utilizó la misma melamina con un aspecto de madera clara para la mesa empotrada de la isla, las cajas de almacenamiento y el techo inferior.


Deja Tu Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here