Recibir grande

Sin duda, esta sala de estar tiene todo para satisfacer a quienes les gusta recibir. El islote colosal, que constituye el retorno de la G, crea una división entre la sala y el comedor, definiendo así la cocina como una pieza separada. El piso de baldosas pulidas, combinado con gabinetes inmaculados y techos estilo catedral, aumenta el brillo de la cocina.


Como pieza central en esta cocina, el islote es una obra de arte para contemplar. Su encimera de granito, que parece extenderse por kilómetros, ofrece un plan de trabajo muy práctico. Supera una base de cerezo teñida cuyo extremo en forma de X recuerda la parte posterior de los bancos rústicos.


Los tonos claros como blanco, crema y gris pálido combinados con las texturas metálicas de los electrodomésticos y las luminarias de estilo industrial hacen que la decoración sea más armoniosa.

Deja Tu Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here